La Red, ese “conjunto de ordenadores o de equipos informáticos conectados entre sí que pueden intercambiar información” (según la anquilosada visión del diccionario de la real academia de la lengua) es un punto que ha marcado un antes y un después en la historia de Izquierda Unida y en la de su líder Gaspar Llamazares Trigo. Este capítulo se inicia con un interrogante, genérico y directo, en el que nos cuestionamos por qué utilizar internet como herramienta en una campaña electoral y qué es lo que Izquierda Unida, como tercera fuerza política en España, ha realizado en el universo online partiendo desde ese “cero negativo”.


El 2007 despierta digital

 2007, año de elecciones autonómicas. Los objetivos marcados por la dirección de la campaña electoral fueron muy claros: por un lado se buscaba un aumento del número de diputados y por otro, y no menos importante, era necesaria una campaña centrada en el líder como refuerzo a la imagen del candidato. Por supuesto, y como en cualquier campaña política, debíamos captar la atención de los votantes transmitiendo nuestros valores ideológicos y lograr ampliar el espectro de votantes potenciales. La izquierda en nuestro país cuenta con un electorado fiel, de “izquierdas”, claro y convencido. Nuestro objetivo era otro, mucho más ambicioso: el público joven, sector que representa unas necesidades más básicas y reales y que, en nuestro detrimento, ostenta un nivel de abstención elevado. Queríamos movilizarlos, acercarnos a ellos, escucharlos, de alguna forma, despertarlos.
Y así fue, en 2007 nos lanzamos a la red en busca de este voto joven. Fue internet por muchas razones: por la cercanía que imprime que sea el propio líder, con su imagen y sus palabras el que inicie la conversación; por el coste, la inversión es mucho menor que la que supone una campaña convencional en medios; porque abre una puerta al diálogo frente a la unidireccionalidad de las campañas gráficas y audiovisuales del sota, caballo y rey que son prensa, radio y televisión. Por supuesto por la libertad que implica no tener que ser evaluados por ningún filtro, lo que publicas es visible automáticamente en la Red y además, supone una noticia en sí mismo, ya que utilizar internet, aplicaciones online y creatividad en medios para una campaña electoral es novedoso. Y sobre todo elegimos internet porque suponía un reto, porque significaba innovación y porque implicaba otorgarles directamente un altavoz a las ideas más jóvenes. Para Izquierda Unida, era el medio ideal, enlazaba su ideología con el vehículo idóneo para transmitirla.

Un doble digital para Gaspar

Una de las características reseñables de internet es la velocidad en la que los acontecimientos suceden, las modas llegan y, al poco tiempo, son sucedidas por otras. En 2007 nadie hablaba de Facebook, ni tampoco de Tuenti, ni mucho menos de Twitter; el concepto red social y social media estaba ya gestándose desde hacía años pero no tenía ni la popularidad ni la notoriedad que tiene hoy en día. En ese momento Second Life, SL para los usuarios avanzados, era un mundo diferente, un mundo real que solo existía en la red. Contaba con 2,5 millones de usuarios de los cinco continentes y era el primer mundo virtual que se convirtió en fenómeno de masas.
El primer paso que llevamos a cabo fue crear un avatar, es decir, el doble digital que Gaspar Llamazares tendría en SL; el 16 de abril de 2007 el yo virtual de Gaspar Llamazares se paseaba por el mundo virtual de Second Life interactuando con cuantos habitantes se encontraba. El alter ego de Izquierda Unida fue modelado tomando una foto de campaña y más tarde saltaría a la palestra de los diarios como “el primer político español en Second Life”, “El avatar de Gaspar”, “Llamazares entra en el mundo virtual” o “En busca del voto perdido”, la contraportada del ABC el domingo anterior a las elecciones donde se decía, y deliciosamente cito “[…] a los asesores de Zapatero y Rajoy les han empezado a pitar los oídos […] por eso de que el tercer líder les había adelantado curiosamente “por la derecha”. Por supuesto, Gaspar no perdió la oportunidad de convocar un mitin en SL. y organizar diferentes “quedadas” y entrevistas aprovechando todas las posibilidades de la plataforma. Como el mismo Gaspar declaró públicamente, este otro Gaspar, “mucho más joven y más moderno que yo, y espero que mucho más simpático”, se ganaría el favor del público más joven.

Quedamos para votar: votoyón

En plena era del “botellón”, con la sensibilización de la población adulta por el fenómeno al que se apuntaban los jóvenes todos los fines de semana y tras los disturbios en Madrid que tuvieron como protagonistas a varios centenares de jóvenes, considerados antisistema por el gobierno de la comunidad, contra los que cargó la policía en la madrileña plaza del 2 de mayo, lanzamos el “votoyón”. A imagen y semejanza fónica del consabido botellón, nuestro votoyón comenzó siendo un entorno virtual con una iconografía animada que servía de contenedor para información en diversos formatos: audiovisual, blogs, foros, imágenes, etc. El objetivo principal era apostar por la dinamización de la actividad social y política en España.
En primer lugar diseñamos varios personajes que encarnaban los valores de izquierdas, unos moderados y otros más radicales. Cada uno de estos personajes repasaba la actualidad desde una óptica nueva y captaban las instantáneas más curiosas, interesantes o morbosas del momento, animando a la gente a enviar sus propios vídeos, imágenes y contenidos sobre actualidad de todo tipo. La estrategia incluía un silencio tácito respecto a la autoría de la plataforma que perseguía reunir a cuantos más seguidores para finalmente desvelar que Izquierda Unida estaba detrás de la iniciativa y proponía una quedada joven para acudir a las urnas: “Quedamos para votar”.

No todos los días surgen propuestas de este tipo, no en una sociedad en la que la forma de vida que rige es aquella más acomodaticia y conservadora. Existe el convencimiento de que los elementos que conforman la juventud española están sumidos en un continuo ciclo vital narcotizado y abúlico, pero no es así.
Surgido en esos ateneos contemporáneos y virtuales que son los foros de opinión en la red, un colectivo de jóvenes inquietos se quiere erigir en representante del sentir no alienado, en plataforma de expresión, conciencia y debate, en canal para la palabra que se gesta en calles y plazas de ciudades y pueblos.
Eso es www.votoyon.com
Ven, entra, aporta.

El 2008, IU 2.0

Con la experiencia y la brecha abierta durante las elecciones municipales de 2007, la dirección de la campaña electoral nacional del año siguiente tenía muy claro que iba a seguir apostando por internet como vehículo para transmitir, difundir, comunicar y acercarse al electorado, tomando como target prioritario, de nuevo, el sector juvenil. En este momento internet ya no era novedad y el resto de formaciones políticas se había lanzado al universo de las redes sociales, facebook, canales de youtube o blogs inundaban la red, Desde IU apostamos por la creatividad en medios online, una campaña impactante, provocativa y sobre todo alternativa, que despertara interés, sorpresa y curiosidad por conocer más, aplicando creatividad tanto en los mensajes como sobre todo en los medios.

MySpace, un espacio para IU

Las archiconocidas redes sociales que hoy están a la orden del día no estaban “de moda” a principio de 2008. Teníamos unos objetivos claros: conseguir una red de contactos y adhesiones online y provocar comentarios, opiniones y propuestas a través del boca a boca viral que lograran un gran impacto mediático. Tras un análisis del lenguaje joven, analizando sus gustos y lo que los moviliza, llegamos a nuestro vehículo para la acción en redes sociales: la música.
Decidimos convocar un concurso en MySpace para elegir la nueva sintonía del partido. La iniciativa tuvo una acogida espectacular, varios centenares de aspirantes enviaron a la página de Izquierda Unida propuestas para la sintonía electoral del partido. Entre todas ellas se eligió la música que acompañó a Gaspar Llamazares en las acciones de campaña: Fiesta, compuesta por Yamel Romero fue la que se alzó ganadora. En menos de un día, más de mil personas habían entrado a MySpace para escucharla. Una vez más los medios presentaron a Llamazares como el político pionero en la Red, El Mundo publicaba: “En las elecciones municipales y autonómicas del pasado mes de mayo, Gaspar Llamazares fue el primer político español elegido para vivir en internet, en un mundo de ficción denominado Second Life. Ahora para las próximas generales, IU también se sitúa a la vanguardia tecnológica y acude a la Red para buscar la música que utilizará esta campaña electoral”. En la oficina de MySpace no daban crédito a lo que estaban viviendo; nunca antes la entrada de un perfil nuevo había despertado tanto interés.

Un alter ego para Llamazares

Teniendo en cuenta que la cultura actual es en un porcentaje muy alto audiovisual, la dirección de la campaña electoral decidió apostar por la creación de una serie de episodios animados protagonizados por un alter ego de Gaspar Llamazares que se llamaría “Gaspi”.
Este otro Gaspar, sobre el que el auténtico declaró a los medios estar empezando a cogerle envidia por el impacto mediático de sus gamberradas, alcanzó una cota de notoriedad importante con la serie denominada “Las cosas que importan”, formada por cinco episodios, de aproximadamente un minuto de duración, sobre temas de actualidad en torno a los que IU tenía una posición muy definida:

La burbuja inmobiliaria: capítulo que inaugura la serie “Las cosas que importan”. En él, Gaspi se enfrenta a la corrupción creada por la construcción indiscriminada de viviendas, consiguiendo hacer estallar la famosa burbuja inmobiliaria.

Tiburón Pizarro: en el segundo capítulo Gaspi ataca direcatmente al fichaje estrella del PP en estas elecciones y a la política económica que llevaría a cabo en caso de ser elegido su partido.
Familia o muerte: este capítulo sirve a Gaspi para denunciar la postura radical del PP y de la iglesia ante la Ley del matrimonio homosexual y cualquier otro tipo de familia que no sea la que ellos consideran “tradicional”.

La letra con sangre entra: el capítulo cuatro enfrenta a Gaspi con la intolerancia cultural y racial de los que intentan imponer su modelo arcaico de país.
Asalto al debate: en el último capítulo nuestro protagonista denuncia el bipartidismo actual que impide a los partidos minoritarios participar en los debates televisados a los que sólo acuden PP y PSOE.

Esta serie fue publicada y difundida desde la página electoral de Izquierda Unida y los vídeos, creados y pensados para lograr una importante potencia viral, fueron viralizados por los propios usuarios en blogs, foros y páginas de información de la Red. El objetivo de esta ejecución era lograr la sorpresa, ser más atrevidos y mordaces y salirse de lo políticamente correcto ofreciéndole a Gaspar un nuevo yo que transmitiera ideas de forma más directa. Además, Gaspi fue el protagonista del primer spot electoral animado en España.
Sin duda, objetivo cumplido: la imagen y el mensaje de Gaspi llegó a los jóvenes (un ejemplo fue el aluvión de peticiones de camisetas serigrafiadas con el muñequito que recibimos en la web). Por otra parte, y como es habitual en nuestro país, el éxito también se mide en crítica de tu contrario, y Gaspi consiguió que los ojos de la derecha cayesen sobre sus aventuras.

PRENSA


El candidato responde: pregunta lo que quieras

Con El candidato responde, le dimos una vuelta de tuerca al uso de la Red en la nueva campaña 2.0. Buscando una vez más la cercanía de Gaspar con sus votantes inauguramos un sistema de comunicación mediante el cual los internautas podían preguntarle a Llamazares por escrito y a través de la web de campaña el tema que les preocupara: vivienda, inmigración, sanidad, empleo… El líder de Izquierda Unida respondía con voz e imagen a las cuestiones de los internautas.
En realidad, como todos imaginaréis, no teníamos a Gaspar cautivo y en retransmisión directa e ininterrumpida por la Red, lo que hicimos fue elaborar un amplísimo cuestionario intentando recoger los temas más preocupantes para los ciudadanos. Posteriormente en varias sesiones maratonianas de rodaje, Llamazares nos respondió a todas esas preguntas. Buscábamos que la experiencia para el internauta fuera lo más real posible, por ello Gaspar Llamazares una vez que entrabas en la sección “El candidato responde” ya estaba en movimiento y esperando la pregunta del usuario. De hecho cualquier tipo de pregunta, puesto que también estaba preparado para aquellos que le lanzaran algún improperio, ante ellos, y tranquilamente, respondía con una sonrisa.

Los vídeos electorales

Una de las ejecuciones imprescindibles en cualquier campaña electoral es el vídeo oficial del partido y del candidato. Fueron dos los spots que se rodaron en el año 2008, Contrastes y Sin parafernalias. En el primero de ellos, los protagonistas eran un soldado, una adolescente, una empresaria, un sacerdote, un ama de casa, un estudiante y un niño; cada uno de ellos tenía un alegato que suponía un “contraste” entre su discurso y el rol social tradicionalmente aceptado. Sin parafernalias era un spot en el que se reflexionaba sobre los excesos de las campañas electorales y se ponía el acento en que para Izquierda Unida lo importante no es el espectáculo sino las personas y las ideas.

This entry was posted on Wednesday, June 23rd, 2010 at 4:09 pm and is filed under Actualidad. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply